BUTÁN – EL SECRETO DEL HIMALAYA

Una sucesión de crestas y valles, de arrozales en bancal. Casi un museo vivo donde escasean los turistas y no funcionan todavía los teléfonos móviles. Budismo por los cuatro costados.

Espiritualidad en los monasterios fortaleza, o dzongs, que custodian las ciudades, y en los templos que salpican las aldeas. Los molinos rezan con el agua de los arroyos, y las banderas de plegaria con el viento junto a la carretera. Un país distinto en la cordillera más alta del planeta.

Un reino cerrado al mundo hasta hace tres décadas y ahora abierto a golpe de parabólica (la televisión e Internet llegaron en 1999). Junto a las nieves eternas conviven la rueca y el ordenador, el traje tradicional obligatorio y el vaquero de tapadillo. Las distancias se miden en tiempo, y el tiempo avanza o retrocede en cada curva del camino. Como antaño, la joven Dechen teje a la puerta d
e casa. Más allá, Thinley tensa su arco infantil (la puntería es el deporte nacional). Ya en la capital, Thimpu,
el veinteañero Dhendup maneja el ratón con el pelo engominado. La tradición sobrevive y la modernidad se asoma. Mientras, los amuletos antidemonios se mantienen como artículo de primera necesidad. La magia forma parte de la vida.

En busca de Sangri-La

La publicidad turística suele presentar Bután con el alias de Sangri-La. Pero si se llega por vía aérea, vale más no recordar Horizontes perdidos, la película que consagró ese paraíso de la novela de James Hilton. El vuelo desde Katmandú incluye la compañía espectacular de los techos del planeta. El Everest, el Makalu y el Kanchenchunga, por el ala bhutan1izquierda. Un deleite hasta que los árboles aparecen al alcance de la mano. En Paro, el único aeropuerto butanés, los aviones no aterrizan: se encestan entre montañas. La entrada por tierra desde la frontera con la India en la ciudad de Phuentsholing ofrece otra emoción: la de encaramarse, a velocidad punta de 30 kilómetros por hora, desde la escasa llanura butanesa hasta los valles a más de 2.000 metros. En ellos se asientan casi todos los núcleos de la escasa población: unos 700.000 habitantes para una superficie similar a la de Aragón (46.500 kilómetros cuadrados) y custodiada por varios sietemiles.

Una vez dentro, surge la extrañeza. Bután no es Shangri-La, pero logra ser un país único. Conserva su identidad budista (arrasada en el vecino Tíbet, invadido por China), sus bosques de altura (deforestados en el cercano Nepal) y su soberanía (perdida en el colindante Sikkim, ya parte de la India). En aras del acervo, la tradición es obligatoria en el vestir (el gho, una prenda hasta la rodilla para los hombres, y la kira, que cubre a las mujeres hasta los pies). También lo es en la construcción de edificios, con ventanas de madera decoradas y abundantes símbolos mágicos en tejados y fachadas. Como los grandes falos para ahuyentar los malos espíritus. En aras de la identidad, también, resulta oneroso viajar aquí. El alto precio impuesto a la estancia de los visitantes limita a unos 6.000 el número de turistas anuales.

Tan caro destino ofrece espectáculos impagables. Como la aparición del nevado Chomolari (7.431 metros), unas curvas después de la ciudad de Paro, o la del cercano monasterio de Takshang (El Nido del Tigre), colgado en una pared vertical a 3.140 metros de altura. Alcanzarlo supone tres horas de subida bajo los pinos para salvar casi un kilómetro de desnivel. Al llegar, al viajero le quedan 60 escalones para asomarse al vértigo de la montaña mientras escucha los mantras que rezan los monjes junto a las lámparas de mantequilla.

Om mani padme um (la flor está en el loto), una oración omnipresente también en las construcciones más representivas de Bután, los dzongs. Son las fortalezas que comparten el poder civil y el clero, herencia de la diarquía implantada durante siglos. El de Trongsa, instalado en un risco, es el más imponente: antaño era la llave entre el Este y el Oeste. Sin embargo carece de la refinada decoración que ha hecho famoso al de Punakha, la antigua capital. Sólo el de la nueva, Thimpu (46.000 habitantes), permanece cerrado al turismo. Es la oficina del rey, Jigme Singye Wangchuck, el único butanés que, con su familia, disfruta de apellido. Pero la principal ciudad ofrece otros atractivos arquitectónicos (biblioteca nacional, museo de tradiciones populares, templos con bellas pinturas…) o sociales (aquí recalan butaneses de numerosas etnias). Además debe de ser la única capital del mundo sin semáforos.

Videoclips’ entre montañas

Una vez al año, la mayoría de los dzongs y numerosos monasterios butaneses albergan los festivales religiosos (tseshu), la gran fiesta. Danzas y máscaras en honor de Guru Rinpoche, quien trajo el budismo en el siglo VIII. Comenzó a revelar su doctrina en el valle de Bumthang, considerada aún la zona más sagrada del país (por eso está prohibido vender tabaco). Es también una de las más bellas para caminar por bosques de rododendros y descender por laderas a más de 3.000 metros donde pastan los yaks.

En las aldeas de Bumtang, con sus casonas decoradas y sus yuntas de bueyes, la sensación de recorrer un gigantesco museo se quiebra al pasar frente a una televisión con un videoclip. Milagros de una parabólica que también sirve para tender la ropa. La pequeña pantalla comienza a llegar a las aldeas. Es la distracción de moda, la caja por la que entra el mundo de más allá de las montañas. En Bután, que tiene a gala medir, además del producto interior bruto, la “felicidad nacional bruta”, lo viejo y lo nuevo empiezan a librar batalla. Y el escenario es grandioso.

CHARO NOGUEIRA – EL PAIS -22 Marzo 2003

El Festival de la Mitad de Otoño en China

El día 15 del octavo mes del calendario chino es el Festival de Mitad de Otoño, y es cuando se puede ver la luna llena brillando en la noche oscura. Los pueblos antiguos llevan siglos celebrando este día que da comienzo a la gran cosecha de otoño.

Hoy en día, este festival tiene un significado más referente a la reunión entre amigos y familiares. Este día se celebra con muchas costumbres culturales entre las cuales, hacer y compartir pasteles en forma de luna es lo más usual.

En la cultura china, la forma redonda simboliza la integridad y el reencuentro. Por lo tanto, el intercambio y por supuesto el comer los pasteles de luna entre los miembros de la familia y seres queridos durante el festival representa esa integridad y unidad que es tan importante.

El país se llena de pasteles en forma de luna, te atreves a probarlos?

china

Autor: China a la Carta

CERDEÑA, el amor de verano

Este verano visitando el norte de Cerdeña me he vuelto a enamorar de Italia.

CERDEÑA está formada por pequeñas ciudades y pueblos que forman una gran isla, conocida como el Caribe mediterráneo, poco conocemos de su arte, cultura, gastronomía, su gran patrimonio arqueológico …

Un lugar poco masificado de turismo, donde hay innumerables paisajes, pueblos, playas por descubrir y todo pasa sin prisa, a cámara lenta.

Cerdeña no tiene un color especial   como dice la canción, Cerdeña tiene muchos, los verdes y marrones de la naturaleza, todos los tonos de ocre hasta los rojizos que colorean sus casas, pero sobre todo tiene AZULES, toda la gama de azules que puedas imaginar está en sus aguas, da lo mismo que sea una playa, una pequeña cala o estés en altamar, si miras al infinito veras varias tonalidades del color.

Además, tiene un hilo musical propio que te acompañara durante todo el viaje, LOS GRILLOS, en el mar o la montaña,  en ciudades o pueblos, ellos siempre están ahí.

Sus gentes son otra de sus maravillas, son amables, discretos y muy hospitalarios, aman a su tierra y están dispuestos a compartirla con los visitantes siempre que la cuiden y respeten.

La isla, además de sus playas tiene mucho que ofrecer, como el casco histórico de Alghero, amurallado y frente al mar donde puedes callejear, y visitar pequeñas tiendas.

Stintino es otro de los pueblos de pescadores que no puedes perderte, en sus calles homenajean a sus ancianos pescadores de atún colgando en sus muros grandes fotografías de ellos “laborando”.

Castelsardo, con su castillo en la cima de la montaña, encontrarCastelsardo (4)as a señoras en la puerta de su casa vendiendo cestos que han confeccionado ellas mismas.

Si quieres conocer la zona más “chic” acércate a la zona de   Costa Esmeralda, Porto Cervo, La Madalena, además de magníficos paisajes encontraras todo tipo de barcos, yates y tiendas exclusivas.

No te olvides de Olbia, situada en medio de Costa Esmeralda es una pequeña ciudad, en el corso Umberto I una de las calles más típicas, encontraras interesantes edificios del siglo XIX, cafeterías, tiendas y sobretodo la preciosa iglesia de San Paolo.

También hay que visitar San Pantaleó, un pequeño pueblecito de interior rodeado de montañas, donde todo ocurre alrededor de la plaza de la iglesia con pequeños bares y tiendas que a la vez son galerías de arte y artesanía.

Si todo esto lo acompañamos de buenos vinos de la zona y una maravillosa gastronomía, cocina mediterránea, quesos estupendos, pescado fresco, sobretodo atún y pez espada exquisito “a la costra”, además de maravillosos postres y helados. El resultado final es inmejorable.

Dejamos la isla con la esperanza y el deseo de volver

ARRIVEDERCCI SARDEGNA, SPERIAMO DI TORNARE PRESTO

Javier Sánchez
Agosto 2016

Todos los caminos llevan a …NAMIBIA

Ya sabemos que África es un continente sorprendente, donde los viajes acaban mucho mejor de lo esperado y tu cuerpo y tu mente vuelven impregnados de sensaciones, de paz y de una nueva mirada que te cambia para siempre.
Esta vez y sin saber porque, en mi día a día todo me llevaba a Namibia, tomando café con mi hermana (café de Namibia), apertura de una tienda en mi barrio, nombre Namibia, hasta la nueva perrita de mi vecina se llama así.
No me lo pensé, cuando el destino está decidido, hay que seguir las señales¡¡¡¡
Namibia es una de las joyitas de África, un país joven y prometedor escondido entre el desierto de Kalahari y el Atlántico Sur.
Los colores son alucinantes, el sueño de cualquier fotógrafo, el rojizo de las dunas del desierto, en contraste con el hermoso y cambiante azul del cielo, las inmensas extensiones y silenciosos paisajes que abruman y emocionan a la vez.
Uno de los desiertos más misteriosos y bellos del mundo, habitado por especies en libertad (¿?) como elefantes, rinocerontes, jirafas y leones, y también aves típicas de zonas mucho más húmedas que aparecen en épocas de lluvia cuando se inundan los pantanos, plantas que nos recuerdan a la época de los dinosaurios.

namibia pxb
Cuando hablas de la población y sus etnias, de repente vuelves a los libros de tu infancia con esos nombres que te parecían imposibles “Bosquimanos, himbas, hotentotes, caprivinos…” son grupos muy interesantes, algunos aún viven en estado semisalvaje como los bosquimanos, la mayoría mantienen sus tradiciones antiguas.
Un país lleno de contrastes, desiertos, ciudades, tribus, parques nacionales, todo fascinante y sorprendente. Me llevo en la maleta tus colores, olores, paisajes y tus gentes.

NAMIBIA VOLVEREMOS A VERNOS ¡¡¡¡¡¡

T.Castillo

VISITA ESPECIAL AL PALACIO CHONGHUA EN LA CIUDAD PROHIBIDA

Durante mucho tiempo, la Ciudad Prohibida solo ha abierto una serie de palacios al público. Para los amantes de la historia y las reliquias, tenemos la oportunidad de ofrecer una visita a un lugar especial en el interior de la Ciudad Prohibida llamado Chonghua Palace.

Este famoso palacio siempre ha  tenido la entrada restringida al público y se preserva exactamente como durante la época del emperador Yongzheng. El emperador quiso construirlo para su hijo heredero. Éste, disfrutó de ceremonias de té y reuniones durante las celebraciones del Año Nuevo Chino. Dentro de este exclusivo palacio, hay una gran cantidad de reliquias de la dinastía Qing.

Obtenga un pase VIP para entrar a este sitio exclusivo con Malaika Viatges – China a la Carta.

Una experiencia inolvidable ¡¡¡

chonghuan palace

COMO DECIDIMOS DONDE VIAJAMOS?

Que ocurre para que algo haga “click” en nuestra cabeza, capture nuestra atención y nos decida a conocer  ese país lejano,  isla exótica, ciudad maravillosa  o sencillamente ese lugar cercano a nosotros que no nos había interesado anteriormente pero que, repentinamente necesitas saber todo sobre  su gastronomía, clima, costumbres y hasta el número exacto de habitantes.

Al viajar recuperamos la capacidad de asombro que hemos ido perdiendo  entre la ruticamera-1053048_960_720na, el cansancio y el día a día. Viajamos para descubrir  cosas y lugares  diferentes pero en realidad cambiamos la forma de mirarlas. Todo se vuelve  más intenso,  más sabroso, más original y mucho más interesante  cuando viajamos.

Durante nuestro viaje atesoramos esos recuerdos y detalles que convierten el viaje en  momentos  inolvidables, que recordaremos durante el resto de nuestra vida, “exagerándolos” un poco cada vez que lo explicamos.

Al final del viaje nos quedan las experiencias vividas, las sensaciones, los olores, las gentes y sobre todo las ganas de volver.

Ahora hay que esperar que vuelva a ocurrir el “click” y decidamos nuestro próximo destino.

T. Castillo

EXPERIENCIAS ÚNICAS EN CHINA

China es un país de una enorme riqueza cultural,  conocida en el mundo entero por su cultura milenaria. Muchas de las tradiciones de China se han ido manteniendo desde la antigüedad hasta el día de hoy.

Pese a que China sea a día de hoy un país que avanza económicamente a una velocidad de vértigo, muchas de estas costumbres chinas se siguen practicando en el día a día.

Hemos diseñado una serie de experiencias enriquecedoras y exclusivas  que le permitirán entender mejor la cultura milenaria de este país. Muy pocos visitantes llegan a experimentarlas, aún siendo muy típicas de China. Le garantizamos que no le dejarán indiferente.

Una  combinación perfecta para un viaje inolvidable en este país de grandes contrastes. China, ¡un gran país!

  • Comer en la Gran Muralla: Disfrute de un almuerzo semi-formal sobre la Gran Muralla con magníficas vistas¡¡¡

Imagen1

 

  • Duerma en un Palacio de verano: Alójese en el Palacio Imperial más impresionante de China

palacio

 

*Audiencia privada con un monje: Tenga una conversación privada con un monje y aprenda sobre su estilo de vida y costumbres.

monje

 

  • Acérquese a los guerreros desde  un acceso VIP:  Experimente el privilegio de bajar un nivel para estar más cerca de los guerreros de terracota

xian

 

  • Masaje cabeza, cuerpo y pies: Cierre los ojos y déjese seducir por unas manos expertas

masaje

 

  • Chequeo de medicina tradicional china: Experimente en primera persona, un chequeo de esta milenaria medicina.

Imagen2

 

Autor: China a la Carta.

 

 

 

Por qué viajar? Alfonso Pérez de Nanclares

“Viajar es una enfermedad…que te salva la vida”

Estos días circula por las redes uno de tantos vídeos virales que vemos últimamente. Es el vídeo sobre “El síndrome del eterno viajero”. Su ejecución, perfecta, y su guión, inmejorable. Desde aquí, mi más sincera enhorabuena. Trata de explicar, desde un punto de vista vivencial, en primera persona, esa necesidad que tienen un grupo cada vez más grande de personas de visitar, viajar y conocer cada lugar del mundo, de esa necesidad de no poder para quieto, de la agonía del no poder salir a un lugar diferente y porquenuevo, incluso esa llegada a un punto en el que no se disfruta del sitio en el que se está porque ya se quiere estar en otro sitio. En definitiva, la adicción a viajar.

Y la verdad que no puedo dar una opinión mala acerca de este cortometraje, ya que me he sentido ciertamente identificado en una gran parte de las reflexiones que realiza esta aventurera. Salvando las distancias, claro está (yo soy más rico, apuesto y juego mejor al fútbol). Describe a la perfección esa sensación que te embarga en los momentos y días previos al inicio de un nuevo viaje. Esas ganas tremendas de querer saber ya lo que te va a deparar el lugar al que vas, esas preguntas y visualizaciones de cómo será el nuevo destino, que cosas habrá que te sorprenderán. Ese sentimiento de agobio al pensar que no te va a dar tiempo a ver todo lo que quieres ver, hacer todo lo que quieres hacer.

Viajamos porque necesitamos cambiar de aires, hacer diferente cada día, eliminar lo cotidiano y dar un toque de sorpresa a nuestra vida. Lo monótono se hace aburrido, y lo aburrido no lo queremos cerca. Esa sensación de tener algo nuevo delante nuestro a cada paso que damos, y que nos hace estar alerta y atentos a todo. Muchos conoceréis lo que se ha venido a llamar “Zona de Confort

Pues bien, viajar a sitios significa salir de nuestra zona de confort, entrar en la zona de aprendizaje, aquello que no conocemos, ampliamos nuestra visión del mundo, tenemos nuevas sensaciones y modificamos los hábitos. Es la zona donde experimentamos, observamos y aprendemos. Pero conlleva unos riesgos. Y es por ello por lo que hay personas que tienen más facilidad para salir de su zona de confort y ampliarla a través de la experiencia y los conocimientos. Los viajeros y aventureros con adicción a viajar se encuentran en los primeros escalones de este grupo de personas. Y hay otro tipo de personas que tienen pánico a salir de su zona de confort por el miedo a lo desconocido. Estas personas tienden a quedarse siempre en sus lugares de origen, sin ninguna gana ni determinación de salir a conocer mundo. No nos confundamos, no considero en este aspecto viajar a hacer un viaje. Hacer un viaje puede ser ir todos los veranos a Benidorm (como la mayoría de los españoles), a ver edificios feos y a bañarse en una playa horrible, sucia y atestada de gente, y esto no es salir de la zona de confort puesto que es algo que hacemos periódicamente, de manera repetitiva, y ya conocemos al dedillo el lugar que estamos visitando. Viajar y salir de nuestra zona de confort es visitar lugares nuevos, desconocidos.

Viajamos para ser felices. Viajamos porque nos lo pide el cuerpo. Todo ser humano necesita de estímulos que le activen, que le liberen endorfinas, adrenalina, sensaciones fuertes, nuevas, estimulantes y alegres. Y no todo el mundo consigue liberar estas sensaciones de la misma forma. Habrá quien necesite saltar desde una avioneta a 4.000 y habrá quien necesite coser de una forma diferente un suéter de punto. Hay gente que disfruta leyendo libros e incluso habrá gente que necesitará fumar un chistu (aunque la gran mayoría de los que lo hacen ya lo tienen bien metido en su zona de confort, ahí, a fuego) Por eso hay personas que necesitan viajar más que otras. Pero también…

Viajar es adictivo, engancha. ¡Y de qué forma! Sabemos que esa liberación de estímulos produce tolerancia. Esto quiere decir, que para sentir lo mismo con esa liberación de adrenalina que la primera vez cuando saltamos a la comba necesitaremos algo más intenso, más arriesgado. Y cuando vamos conociendo diferente lugares, tenemos el interés, la necesidad de ir conociendo más y más lugares de una forma más rápida. Nuestras ganas aumentan. Vemos países Francia y queremos ir a Polonia. Vemos Polonia y queremos salir de Europa. Vemos Marruecos y queremos ir más hacia el sur. Conocer, conocer, conocer. Vivir. Vaya si engancha.

 Viajamos por curiosidad. El ser humano es curioso por naturaleza, y existen tantas y tantas cosas diferentes en cada parte del mundo, que nunca dejaremos de sorprendernos. Para algunos comerse un crujiente grillo bañado en chocolate es tan normal como para nosotros comernos un caracolillo. Hay en sitios donde amamantar a un chimpancé adquiere casi la misma importancia que amamantar a tu hijo/a, siempre y cuando se le quiera al chimpancé. Pero que os diré, si marear a un toro en un círculo de arena para después cárgaselo es normal en nuestro entorno. Las culturas y tradiciones son tan numerosas como estrellas hay en el firmamento, y nosotros queremos conocerlas todas ¡Qué curiosa es la curiosidad! Y como somos curiosos…

Viajamos por la mera consignación de confirmar que lo que nos contaron es real. Queremos ver si el Machu Picchu impresiona tanto, si las fiestas de la luna llena son tan desbocadas como se lee por ahí, si el valle de la muerte tiene tanto de muerte como de valle. Queremos saber si en China la tienen tan pequeña como dicen, o si en Rusia muerden mesas y se sientan en bocadillos de panceta. Queremos ver aquello que nos contaron, vivirlo en nuestras carnes, verlo con nuestros ojos. Ver si esa foto reflejaba la belleza de aquel lugar o se quedaba corta.

¡Qué cojones! Viajamos porque es lo más bonito que existe. Pero no todo es alegría en la viña del señor. No sé si os pasará, pero a mí me ocurre algo muy curioso en los momentos previos a un viaje. Es una mezcolanza de sensaciones que me embriagan, me aturden, me sorprenden y engañan. No me quiero ir. Es esa parte de mí que se pega como una lapa a la zona de confort y no quiere salir. Le da miedo. Sabes que tu verdadera intención es salir, tienes ganas, pero no sabes porque sientes eso. Prefieres la comodidad del sofá de casa. Somos animales de costumbres. Pero no es difícil sobrepasar ese punto, autoengañar a esa parte de ti y decirla: chaval! A mí no me times, que yo me las piro. Y en el preciso momento en el que inicias el viaje, en el que te subes al avión o incluso al bus que te lleva al aeropuerto, ese intento diabólico de dejarte en casa, desaparece, como por arte de magia.

 Viajamos porque al rememorar momentos pasados de viajes ya casi olvidados, nos sentimos alegres, felices. Si bien estos recuerdos son difusos y se mezclan unos con otros, siempre recordamos nuestras aventuras como algo bueno, divertido, pese a que no siempre sean así. Yo, que queréis que os diga, quiero que el fin el mundo me pille viajando. Y pienso que solo puede salir algo más bonito del hecho de viajar: viajar y el amor.

Dicen que cualquier afición llevada al extremo se convierte en adicción, y que cualquier adicción es mala, sea cual sea. Los españolitos con nuestras respuestas tan agudas contestamos: de algo hay que morir. Pues señores, yo no me quiero morir, pero si he de morir de algo, quiero morir de viajar.

Exprime la vida, y viaja mucho

 

ONE&ONLY RESORTS – MAGNÍFICAS PROMOCIONES EN DUBAI Y MALDIVAS

ONE&ONLY RESORTS – MAGNÍFICAS PROMOCIONES EN DUBAI Y MALDIVAS

Para comenzar bien el año, en colaboración con el prestigioso grupo ONE&ONLY Resorts os acercamos en esta ocasión a tres de sus magníficos resorts con los que hemos lanzado estupendas promociones:

 S

 

One&Only Reethi Rah (Maldivas)

Uno de los resorts más atractivos de Maldivas, ofrece 128 impresionantes villas directamente en  la playa o sobre las turquesas aguas de una de lasSSmayores islas del atolón Malé Norte, La oferta gastronómica del resort es inabarcable: seis restaurantes y bares, desde el árabe Fanditha hasta el japonés Tapasake, además de su propia bodega, Epicure y ahora también su propia escuela de cocina. Su impresionante Spa ofrece todo tipo de tratamientos en un relajante entorno. Disponen de sus clubs infantiles KidsOnly y One Tribe, además de centro PADI de submarinismo y centro de actividades deportivas y excursiones.

Promoción Noches Gratis:
4 noches a precio de 3, o bien 7 a precio de 5 – Media Pensión gratuita – Traslados   en yate gratuitos.
Válido para estancias de 9 mayo a 22 julio y 28 agosto a 30 septiembre.

Promoción Reserva Anticipada:
 15% de descuento sobre la tarifa de alojamiento.
Válido para estancias de 10 enero a 10 febrero, 21febrero a 19 marzo y 10 abril a 8 mayo. Reserva hasta 15 enero (descuento ya aplicado)

Promoción Lunas de Miel:
Mini pastel de bodas y decoración especial de la cama la primera noche en el hotel –     Sesión de meSSSdia hora de fotos y una fotografía enmarcada – Batines bordados personalizados – Champán para dos en el bar Fanditha a la puesta de sol – Ritual de baño para dos – Estancias mínimas de siete noches, además, a elegir entre tratamiento de spa de 60min para dos o cena romántica.
Válido para estancias de mínimo cuatro noches antes de transcurrido un año de la fecha de la boda.

 One&Only Royal Mirage (Dubai)

Uno de los resorts con más solera y estilo en su propio kilómetro de playa privada de Dubai, Consta de tres propiedades distintas: The Palace, Arabian Court y Residence & Spa. El resSSSSSort ofrece ocho restaurantes y siete bares y clubs de diferentes estilos. Un espectacular Spa operado en colaboración con ESPA, que dispone de 12 salas de tratamiento, un hammam y un completo centro de fitness. Cuentan además de dos clubs infantiles KidsOnly, además de centro de actividades deportivas y excursiones.

Promoción Descuento sobre Tarifa: descuento del hasta el 40% sobre la tarifa de alojamiento en cualquiera de las tres propiedades, dependiendo de la temporada.. Consultar fecha límite de reserva anticipada según la temporada del año.

Promoción Media Pensión Gratuita: para estancias mínimas de una a cinco noches, dependiendo de la temporada del año. A disfrutar en cualquiera de los restaurantes del resort

Promoción Familias en Verano: 50% de descuento en la segunda habitación ocupada por hasta tres niños o jóvenes, en Media Pensión para toda la familia. Válido en Arabian Court Deluxe Room, para estancias mínimas de cinco noches de 4 junio a 30 septiembre, siempre que la reserva se efectúe antes de 31 marzo. Consultar condiciones

Promoción Aquaventure: una entrada gratuita por persona y estancia al espectacular parque acuático Aquaventure del hotel Atlantis The Palm Dubai.

*Promociones acumulables entre sí.

 One&Only The Palm (Dubai)

Posiblemente el resort más lujoso de cuantos han abierto sus puertas sobre la playa de Dubai, se ubica en uno de los extremos exteriores de la isla artificial The PaSSAlm Island. Con tan solo 90 impresionantes habitaciones y suites así como cuatro villas privadas en primera línea de playa, este es una auténtica joya en la hotelería dubaití. El resort pone a disposición de sus huéspedes los restaurants ZEST, STAY by Yannick Alléno y 101 Dining Lounge and Bar, todos bajo la supervisión del galardonado con estrellas Michelin chef Yannick Alléno. En su spa, Guerlain yOne&Only The Palm le invitan a disfrutar de un singular viaje por los sentidos dedicado a su belleza y bienestar.

Promoción Descuento sobre Tarifa: descuento de hasta el 40% sobre la tarifa de alojamiento. Consultar fecha límite de oferta y reserva anticipada según la temporada del año.

Promoción Media Pensión Gratuita: para estancias mínimas de una a cinco noches, dependiendo de la temporada del año. A disfrutar en cualquiera de los restaurantes del resort. Bebidas no incluidas.

Promoción Aquaventure: una entrada gratuita por persona y estancia al espectacular parque acuático Aquaventure del hotel Atlantis The Palm, Dubai.

 Autor: Southern Cross

Por qué viajamos?

 

Hay muchas razones para partir. El viaje nos fuerza a salir de la zona de confort, a desafiar nuestros límites y enfrentar esa delgada línea fatalmente atractiva entre lo conocido y desconocido. En el fondo, la vida misma. A veces partimos cansados de lo que nos rodea, esperando encontrar lo que buscamos en ese lugar desconocido, en esa cultura ajena a la nuestra. A todos nos fascina la idea del viaje. ¿A quién no? El tema es atreverse.porque viajamos

El poeta John Berryman alguna vez escribió: “Debemos viajar en la dirección de nuestro miedo”. Y eso hicieron por siglos los viajeros y exploradores, que corrían el riesgo de morir devorados por criaturas salvajes, enfermedades o caer de una montaña, buscando llenar los vacíos en los mapas y señalar nuevas tierras. Ahora viajamos para llenar esos vacíos que existen en nuestro propio mapa interior.

Pero hay algo que aparece sin previo aviso. Ese ímpetu descontrolado de descubrir cosas nuevas y arrojarse a lo desconocido, sea como sea. Y si ese mundo sin conocer es bueno o malo, ¡que importa! Una vez que ese impulso se manifiesta, ya estamos en un punto sin retorno. Un libro, una foto, una canción, una película, una persona, una historia, los maravillosos mapas… todo es posible para animarse a partir.

Ser quienes somos. Conocernos a nosotros mismos. Es lo que nos lleva a irnos a veces tan lejos y en repetidas ocasiones.

Creemos que si nos encontramos en otro ambiente, otro sistema, podremos adoptar finalmente la forma que nos acomoda y ser libres. Pero después de un tiempo todo comienza a hacerse cotidiano otra vez, aunque nos encontremos a diez mil kilómetros de distancia. Y ahí es cuando nos damos cuenta de que no importa la forma del envase que nos contiene, ya que adoptaremos siempre la misma forma en su interior.

Ser quienes somos. Conocernos a nosotros mismos. Es lo que nos lleva a irnos a veces tan lejos y en repetidas ocasiones, porque el viaje nos da la sensación de estar viviendo las cosas por primera vez. Ver las cosas en su esencia, como niños. Sentimos que tenemos una nueva oportunidad de ser nosotros mismos. De comenzar de cero. De ser.

Pero volvemos. ¿Y por qué lo hacemos? Porque ese lugar que dejamos nos comienza a generar la misma curiosidad que nos provoca el resto de mundo. Pensamos que es diferente, que las cosas han cambiado. Todo cuanto nos rodeaba lo sentimos a la distancia extraño, desconocido, incluso atractivo. Regresamos y, de alguna manera irracional y sin sentido alguno, tratamos de entrar en ese mundo del cual no nos sentíamos parte. Una locura.

Quizás mis padres, quienes fomentaron el descubrir y viajar, nunca pensaron que llegaría a tales extremos. En la adolescencia pensaban que pararía cuando fuera adulta. Ahora que lo soy, pensaron que cesaría al tener mi casa. Ahora existe la esperanza de que los hijos curen esa fiebre, y si no es así serán las incapacidades físicas de la vejez las que hagan ese trabajo. Sin embargo, nada ha funcionado y probablemente continúe así en el futuro. No hay cura. Es un estado mental. Aquí o allá, qué mas da.

Texto de: Javiera Martinez
MOLËCULA

 

¿Verdad que es horrible que se te bajen los calcetines?

A quién noMONTAJE PIE ASIER SUESCUN le incomoda que el tejido de atrás de unas zapatillas le roce con esa parte del pie, comenzando ya la pierna, que sube del talón… Con el tendón de Aquiles, ¿no?

Ese momento en el que el calcetín queda flojo debido, quizá, a que se haya deshilachado la gomilla que lo sujetaba al gemelo derecho, o izquierdo, dejando así de ejercer su función y haciéndote cojear buscando un apoyo para sentarte.

 ¿Verdad que no hay como buscar excusas para dejar de andar? ¡Olvídate de tontadas! ¡Descálzate y vuelve a ponerte en pie!

 Deja de esperar a que pase la lluvia para salir a correr porque puede que cuando ya lleves un rato de trote no te importe mojarte. No te levantes tan rápido de la sobremesa con tus amigos, sufriendo porque mañana tendrás sueño en la oficina. Son más importantes tus risas de esa noche que las que obtiene el jefe con tu trabajo. No busques más artículos motivadores, como este, en los que ni el propio autor se aplica el cuento de lo que escribe. Elige mantener los ojos abiertos antes que echarte una siesta. Vive, ya dormirás.

 Y viaja. Sal. Ve hasta la esquina a comprar el pan. Cuando ya estés en casa de nuevo no te preocupes por haber olvidado comprar leche, ponte la chaqueta y vuelve a salir a la calle. Ve a pasar el fin de semana por ahí. Coge un avión y no regreses hasta que no hayas pasado 6 meses viendo mundo. Recuerda que un lugar no será el mismo en cada ocasión que vayas, quizá unas personas sustituyan a otras y el momento en sus vidas y en la tuya seguramente sea diferente. Por eso, si te gustó ese sitio, ve de nuevo tantas veces como quieras, nunca trates de volver, solo ve otra vez.

 La vida que vives es tuya. Te la dieron a ti. Sueña. Luego piensa. ¿Te hace sonreír?
¡Pues dale! Viaja, anda, corre, triunfa. ¿Recuerdas el calcetín? ¿Ya se te había olvidado?

 Que ni siquiera el roce en un tendón se convierta en tu Talón de Aquiles.

 [Autor: Asier Suescun]

¿Que tal en Gambia?

Gambia - cedida por Asier SuescunHoy, alguien quien de viajes sabe un rato, me leía algo que decía que la mente y el cuerpo no viajan a la misma velocidad, que el cuerpo puede recorrer miles de kilómetros en pocas horas, pero la mente tarda tres días en aterrizar. Antes ha de pasar la frontera de la noche y del día hasta que se dé cuenta de dónde está y, entonces, justo entonces, será el momento de saltar, de dar un salto que sirva para recibir a la mente y mostrarle a dónde acaba de llegar.

Historias, personas, paisajes que salen al paso y entonces pones por un momento el piloto automático en tu cuerpo y sacas tu mente a mirar, te miras desde fuera y comprendes, mejor dicho tratas de hacerlo, lo curioso y diferente que es todo lo que te rodea en ese momento. Cómo has llegado hasta allí, cómo podías haberte imaginado que algún día estarías viviendo algo así, en un lugar tan lejos de cualquier lugar y con esa gente que hasta ahora no existía y que puede que solo juegue ese pequeño papel en tu vida. Este paseo de la mente tampoco es bueno hacerlo durar demasiado, ciérralo con una sonrisa, con un brindis de cervezas, con un… con un salto, busca tu salto, acompaña a la mente de vuelta al cuerpo y disfruta, vive, sobre todo, vive el momento.

¡Y saca muchas fotos! Simplemente mira, mira bien y pestañea, estás ahí. Estás ahí ahora, esa es la foto, vívela con los ojos y recuérdala para siempre. Cuando vuelvas explícala y puede que la sonrisa que te salga al hablar de aquello diga mucho más que un pendrive cargado de gigas.
Acabo de llegar, mi cuerpo llegó el domingo y, después de una semana aterrizó mi mente. La vuelta, a veces, es más lenta y más dura que la ida, tanto trabajo para comprender tan insólitas situaciones, tantas experiencias vividas, tantas vueltas a la cabeza para ni siquiera entender por qué unos tenemos tanto y otros tienen tan poco.
[Autor: Asier Suescún]

La Garganta del Diablo

Garganta del Diablo

6 jóvenes decidimos poner rumbo al norte de Argentina. Tras 19 horas en ómnibus desde Buenos Aires, por fin pisábamos el pueblecito de Iguazú. Enérgicas y con ganas de estirar las piernas, decidimos encaminarnos hacia la frontera con Brasil y deleitarnos con las vistas panorámicas a tal maravilla del mundo.
Regresadas a Argentina, pasamos el día siguiente recorriendo de cerca las Cataratas de Iguazú, tan de cerca que en uno de los tramos tomamos una barca que nos arrimó hasta prácticamente quedar tapadas por una cortina de agua que mojaba y helaba la piel en el mes de agosto, invierno en Argentina. Con nuestros chubasqueros y nuestras sonrisas sentimos las gotas en la cara y esa sensación de estar palpando uno de esos lugares únicos en la tierra.
Pasamos el día de arriba abajo atravesando puentes de madera, trepando escaleras en pequeñas islas desde donde divisar panorámicas preciosas, tomando trenecitos que recorrían el parque entero hasta que, llegó el momento, el esperado, el deseado, el imaginado… instante en que pusimos rumbo hacia la Garganta del Diablo. Caminamos por una pasarela que atravesaba aguas, ríos, balsas, lagos, maleza… Íbamos acompañadas de otras tantas personas que, como nosotras, habían dejado el mejor bombón de la caja para el final de la jornada, el momento en que caía la tarde y la luz blanquecina del cielo, con rojos, malvas, naranjas y amarillos se difuminó al tocar con un agua brava que se abría ante nosotras. Llegamos al filo de la pasarela donde por un momento tuvimos la impresión de que la tierra se había resquebrajado, furiosa y atrevida, para dejarnos ver unas entrañas inundadas de fuerza en forma de agua. El vaho caía y salpicaba. Magnitud e impresión. Desde la barandilla admirábamos tal espectáculo y las 6 convergimos en que, realmente, era la guinda que coronaba un pastel delicioso.
En aquel momento me hice una pregunta ¿Qué hubiera pasado si hubiésemos empezado nuestra jornada visitando la Garganta del Diablo? ¿Hubiese hecho que el resto de visita al parque no hubiese resultado tan fascinante? Y hoy vuelve a mi mente. ¿Puede suceder lo mismo con los viajes? ¿Influye de alguna manera por qué países, lugares, experiencias empieces para que el resto queden supeditadas a ello?

[Autor: Alba Teixidor]

KENIA. UN SOMNI FET REALITAT

safaris per massai mara Quan per fi arriba el moment de fer realitat un somni,…hi ha molts sentiments barrejats…Per una banda hi ha la il·lusió,per una altra tens una mica de por per si no és realment el que t’esperaves…peró aquella emoció de preparar les maletes, trobar-te a la porta d’embarcament amb el destí somiat…i per fi pujar a l’avió…ufff aixó no té preu.
I és el que Kenia era per a mi, un somni fet realitat
Quan per fi vàrem arribar a l’hotel de Nairobi, vaig començar a empapar-me de la vida, els colors, la cultura i costums d’aquella ciutat. M’encantava fixar-me en la seva gent, els nens impecables com anaven en fila a l’escola, caminant pels carrers sense asfaltar.
La primera parada va ser el PN de Samburu. Allí vaig veure els primers animals lliures, en un paisatge increïble. No podia parar de fer fotografies, de mirar per tots llocs aquell paisatge tan tranquil i ple de sons a l’hora…. Parar els motors del 4×4 i simplement observar families senceres de girafes, elefants, zebres, impales…. tots barrejats i donant un color genial a aquell paisatge.
tribu samburu Allí vàrem anar a visitar una tribu on els nens no havien vist mai persones de pell blanca, i la seva mirada era com si veiessin fantasmes! Però aviat van veure que no ho érem i no ens paraven de tocar.  Ens van cantar, vàrem ballar amb ells, ens van obrir casa seva, tot i més amb la imatge del Mont Kenia al darrera.
Amboseli, Nakuru, Aberdares…. parcs increïbles, on vam ser dels pocs afortunats que vam poder disfrutar dels rinocerons negres i blancs, dels pocs que queden en el món.
Masai Mara va ser l’últim parc que vàrem anar. I si ja estava enamorada del país, allí vaig desitjar quedar-me per sempre i viure la meva pròpia historia de “Memorias de África”
Families senceres de lleons, amb els cadellets mamant de les mares, mares abraçant als seus fillets, girafes enamorades passejant agafades pel coll, …
Estar allí a les 6 del matí veure sortir el sol i marxar passades les 6 de la tarda per veure’l marxar…. cap fotografia pot captar del tot els colors d’aquell paisatge.
Realment em costa expressar totes les emocions que vaig sentir, poder disfrutar dels animals en llibertat, de poder veure un paisatge gairebé verge, on tot forma part de tot.
I es que Kenia sempre serà un país per a somiar……
[Autora: Anna Ballester]

Un Instant màgic

Feia temps que no m’emocionava tant. El primer instant de veure el Taj Mahal ha estat indescriptible, quina joia feta per amor. El cert és que si s’hagués de dibuixar l’amor, perfectament podria ser com aquest palau.
Imaginar-se aquest lloc sense ningú, sentint la pau d’aquest indret, sentint l’amor d’aquest home envers la seva dona, això fa palpitar qualsevol cor, fa estremir qualsevol ànima.
Al caminar caTaj mahal detallp a ell vas perdent la perspectiva i deixes de veure’l majestuós per començar a percebre cada un dels seus detalls. Detalls de flors, d’estels, d’harmonia… tot fet amb delicadesa.
Ens hem hagut de descalçar per entrar pròpiament al monument. Jo he usat inicialment uns peücs, però de seguida he sentit la necessitat de treure-me’ls i sentir a la meva pell el marbre blanc mentre entrava al mausoleu on són les tombes.
I, enmig del soroll, he aconseguit aïllar-me i he pogut gaudir de cadascuna de les sensacions que em produïa. 

Què difícil resulta descriure amb paraules les emocions. Un bon amic em va dir un dia que un cop passen a ser paraules perden part del sentit que els  donem.

Ha estat, senzillament, un instant màgic.Taj Mahal[Autora: Miriam JIménez]

Visitando a Papa Noel

aurora boreal

A veces llamado el país de las maravillas.
En invierno, la Laponia finlandesa es un inmenso paisaje nevado que nos ofrece un remanso de paz y tranquilidad.

Una región del Norte de Finlandia donde los contrastes son su sello de identidad.

Un paisaje  de ensueño que te hará sentir en un cuento de hadas y por eso nosotros te proponemos alojarte muy cerca de la casa de Papá Noel. Uno de los mejores lugares para disfrutar, con un poco de suerte, de las Auroras Boreales.
El viaje que os proponemos incluye actividades cada día tales como motos de nieve, trineos tirados por huskies y renos, visita a la casa de Papá Noel, raquetas de nieve o esquí de fondo. Un viaje muy especial en un lugar verdaderamente mágico, con una naturaleza esplendida.

Te detallamos el viaje en nuestra pagina web Malaika viatges

finland laponiatrolls laponia

Uyuni : El desierto de sal

salar de UYUNI  El día comenzó muy temprano, a las 5 am me recogían para ir hacia el aeropuerto de El Alto en La Paz y después de tan sólo una hora de vuelo llegamos a la ciudad de Uyuni, ubicada al Sur de Bolivia a 3680 msnm.

Al salir del aeropuerto de Uyuni la sensación es otra, un sol penetrante y un desierto alrededor lo es todo.
La primera parada es el Cementerio de Trenes a tan sólo 5 minutos del aeropuerto donde se encuentran varios trenes abandonados desde principios del siglo XX debido a la crisis minera y política.
A pocos minutos se encuentra el pueblo de Uyuni, sus pequeñas calles pintorescas pobladas de turistas nos indican la cercanía al salar.

Continuamos el viaje y 30 minusalar de Uyunitos después llegamos al pueblo de Colchani ubicado a orillas del salar. La primera impresión es que es de un lugar abandonado con calles vacías y sin ningún movimiento alrededor, pero la realidad es que el poblado tiene la intensa actividad de extracción de sal con procesos rudimentarios y manuales para preservar la importancia del lugar.

Y a tan sólo unos pocos pasos, al fin, llegamos al Salar de Uyuni … simplemente indescriptible.
Es el salar visible más grande del mundo con 12 000 Km2 de superficie, una de las mayores reservas de litio en el mundo y un lugar que alberga una extraordinaria belleza por el impresionante terreno de sal que parece no tuviera fin.  El lugar nos invita a olvidarnos del mundo que nos rodea, y congelar nuestra mirada en lo blanco del suelo y en lo celeste del maravilloso cielo despejado.

A bordo de una camioneta 4×4 empezamos el recorrido ingresando cada vez más y más al salar, de pronto paramos unos minutos y el silencio fue la mejor sensación del viaje, rodeada por miles de kilómetros de sal … nuevamente indescriptible. A los alrededores se ven algunas montañas pero no sabemos si es Sur, Norte, Este u Oeste, la única forma de ubicarnos fue con el GPS de la camioneta.
Continuamos el recorrido y visitamos el Volcán Tunupa que alberga una combinación de paisajes impresionantes, sal, rocas, vegetación, flamingos en un lago pequeño, llamas y alpacas paseando por la orilla de la isla.
Exactamente en el medio del desierto de sal encontramos la Isla Incahuasi más conocida como Isla Pescado. En ella podemos encontrar un restaurante con mesas de sal. La isla está poblada por numerosos cactus gigantes de hasta 10 mts de altura y desde la cima de la isla se puede contemplar el gran paisaje de sal.
Terminado nuestro recorrido por el salar, nos dirigimos a nuestro hotel. Una experiencia totalmente diferente es el dormir en un hotel de sal … paredes, pisos, cama, mesas, sillas, todo es sal! Y para terminar bien el día, desde la terraza del hotel vimos una espectacular puesta de sol sobre el Salar de Uyuni. Los rayos del sol forman un extraño reflejo en el cielo de luces de diversos colores : naranja, amarillo, verde, turquesa, fucsia, rojo, etc … la mejor manera de terminar el día.
A las 5.45 am del día siguiente, con una temperatura de -2º C, estaba sentada en la terraza del hotel lista para ver el amanecer en el salar, nuevamente sin palabras! Un rayo horizontal de luz celeste casi fosforescente nos avisaba que el sol estaba por salir, a los pocos minutos la luz celeste se volvió amarilla, pero lo sorprendente era que la parte inferior y superior del cielo aún estaba oscura por lo que parecía un eclipse solar.

Me despedí de Uyuni con un sol gigante que iluminaba el salar y el desierto que lo rodea. Definitivamente una experiencia inolvidable.

[Autora: Natalia León de Colturperu]

Imponente arquitectura en medio de una majestuosa vegetación

PerúHace unas semanas, descubrí que muchos caminos conducen a Chachapoyas. Además de la ruta más conocida: Chiclayo / Chachapoyas vía Pedro Ruiz; es posible también llegar por Tarapoto. Esta vez tomamos un vuelo desde Lima, y luego de 1 hora de recorrido llegamos a la ciudad de Tarapoto, desde donde partimos hacia Moyobamba, fueron 4 horas de camino, siendo testigos de un paisaje inolvidable y armonioso.

Fue necesario pasar la noche y recobrar energías en Moyobamba, ya que el camino a Chachapoyas, nos tomaría 7 horas. Al día siguiente, muy temprano por la mañana, regresamos a la ruta para dirigirnos a Chachapoyas. Nuestra visita no pudo tener un mejor inicio, la catarata de Gocta nos recibió imponente, con sus dos caídas de agua, Gocta es reconocida mundialmente como la tercera catarata de mayor altura, y no es posible llegar hasta la misma base de la caída ya que la fuerza del agua no lo permite.

Pasamos la noche en Gocta Lodge
estratégicamente Perúubicado frente a la catarata, con una vista impresionante, este hotel es sin duda una de las mejores opciones para pernoctar. Al día siguiente conoceríamos Kuelap, majestuosa obra arquitectónica de los Chachapoyas; luego de 3 horas de viaje desde Gocta pudimos apreciar esta impresionante construcción de piedras de distintos tamaños, todo esto sobre un territorio inhóspito; muchas preguntas pasaban por mi cabeza y a la vez trataba de imaginar cómo los antiguos pobladores lograron crear estas estructuras en la cima de una montaña, a casi 3000 metros sobre el nivel del mar.

Los restos arquitectónPerúicos, los tallados en rocas y demás vestigios nos demuestran la importancia que tuvo este lugar. Algunos autores coinciden que por la estructura fue una fortaleza militar, otros afirman que fue un centro de administración de productos alimenticios y de culto. También se cree que simplemente fue una ciudad fortificada. En suma hay varias teorías e hipótesis.
00El recorrido duró cerca de 3 horas, el clima es variable, con mucho viento y lluvias esporádicas en cualquier época del año.

Sin duda fue una experiencia enriquecedora, conocer más sobre nuestro pasado, disfrutar de la naturaleza pura, compartir con los pobladores hicieron de este un viaje inolvidable.

[Autor: Miguel Suarez de Colturperú]

Un descobriment

Molts viatgers coincidim en que tot i haver-nos organitzat el nostre viatge reservant dos, o com a molt, tres dies per estar-hi, acabes necessitant més. I és que El Chaltén t’acaba atrapant.
No saps ben bé quin és el motiu de tal seducció.  Potser són el Fitzroy i el Cerro Torre que el protegeixen majestuosos, potser és el saber-te perdut enmig de tanta aridesa, potser és  imaginar aquell lloc com la fi del món de tan sol que està, però el cert és que El Chaltén t’hipnotitza i sents un foradet ben endins quan decideixes marxar.
Alguna cosa succeeix en tu i mai més seràs el mateix.
Aquesta és la sensació que vaig tenir jo en mi mateixa, no sóc la mateixa dona que va arribar a El Chaltén i celebro aquesta saccejada que m’ha fet adonar-me que necessitava tornar a fer un canvi en la meva vida.
Us animo a deixar-vos seduir per El Chaltén i descobrir què us té reservat per cadascun de vosaltres.

Foto cedida per Miriam Jiménez[Autor : Miriam Jiménez]

 

Viajando de la mano de David Rull

David Rull y África, o más exactamente Egipto, parecen ir de la mano. No hacen falta muchas sesiones, quizá ni siquiera muchas horas, para intuir que David Rull desprende pasión por esta tierra y su historia. Y así nos lo transmite a quienes, sentados, esperamos absorber todo conocimiento posible, algo que nos haga entender nuestro presente mediante un pasado lejano.
Le damos la mano a este egiptólogo que nos introduce en el mundo de la divulgación histórica, arqueológica y cultural del periodismo de viajes. Nos ofrece unas pinceladas sobre temas especializados a nivel científico y de ahí nos conduce a las diversas maneras de transmitirlo a un público que quiere viajar y conocer. Todos pueden ir en el mismo saco: viajeros y turistas; turistas y viajeros; nosotros debemos —intentar— hacer accesible este conocimiento a quién lo demande.
Retrocedemos al pasado de nuestro pasado, para encontrar huellas y restos ancestrales que nos descubran unas cosas y nos hagan preguntarnos otras.

Foto David Rull                Fuente: David Rull

Nos llega un oleaje de guías de viaje; mismos lugares, diferentes maneras de contarlos, de introducirse en ellos, de transmitirlos. El viajero parte de un estado de desconocimiento, pero antes de partir (cuando en realidad ya ha empezado el viaje), investiga, pregunta, indaga e intenta empaparse de ese lugar al que llamará destino. En este paso previo al traslado físico, podemos contribuir a que el viajero vaya desgranando una información saboreada poco a poco, permitiendo que él mismo cree una imagen a su parecer, intentando desprenderse de un etnocentrismo que le acompaña —nos acompaña— de forma intrínseca. Culturas mirándose así mismas, hacia dentro, hacia un interior desde el que juzga cuán diferente son otras culturas. Naturalidad comprensible, no por ello nos debemos conformar. Equilibrio que podemos hallar observando, escuchando e intentando transmitir de unas maneras y otras, como hiciera Heródoto interpretando el mundo a través de sus viajes.

Formas de viajar tan complejas de definir como el tiempo; formas que fluctuarán desde un enfoque arqueológico, hasta cultural, pasando por el antropológico, sostenible, religioso, aventurero, literario y tantas etiquetas como Rull nos nombra y nosotros podamos investigar, crear o imaginar. Y al etiquetar nos adentramos en un paseo por el mundo sin movernos de nuestras sillas. Fotografías y anécdotas bailan entre las pirámides de Egipto, en los textos religiosos más antiguos de la Humanidad, en la eternidad de cámaras fúnebres, en la importancia del canal de Suez para la comercialización de enseres entre Europa y África. A lo lejos, allá entre el Nepal y el Tíbet, nos llega un mapa de la montaña sagrada Kailas —centro del mundo para unos, lugar desconocido para otros—, donde su lago Manas Sarovar da vida al río Ganges. Las aventuras de Lawrence de Arabia vuelan desde Jordania, para seguir con la mochila hasta Leptis Magna, en Libia, una de las ciudades romanas más antiguas del mundo.

Nos quedamos con la cooperación que propone Rull, ese círculo redondo que nos dibuja donde sinergia y multidisciplinariedad se rodean de científicos, técnicos, logística y comunicadores para converger en el punto donde los puentes se encuentran y dejan de ser puentes, donde los científicos pueden llegar a ser buenos comunicadores y los comunicadores buenos científicos, si se han usado los puentes adecuados para llegar hasta el lugar.

[Autora: Alba Teixidor]

Nuestro guía: Un primate domesticado por la cultura

«Soy un primate domesticado por la cultura.» Así se define a sí mismo Jordi Serrallonga, naturalista, escritor, guía de expediciones, productor y asesor científico, apasionado investigador de campo en África, América y Australia.

Acompañados por el profesor Jordi Serrallonga, iniciamos un periplo a través de la evolución humana y la aventura de la ciencia, con el objetivo de entender el viaje como fuente de conocimiento.

El Profesor Serrallonga nos aseguró que las ganas de moverse hacia lugares desconocidos es algo inherente a la genética del ser humano. Desde sus orígenes, el ser humano siempre ha sentido interés y curiosidad por viajar, ir más allá, experimentar ese estremecimiento que causa lo que no se conoce, y percibir el riesgo que eso implica.

El bipedismo, alcanzado hace casi cuatro millones de años, y la colaboración entre seres semejantes ha permitido al hombre la supervivencia como especie. Aun así, a lo largo de la historia han surgido diversas preguntas que han suscitado un enorme interés, y no solo entre la comunidad científica: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Cómo hemos llegado a ser lo que somos? ¿Por qué somos diferentes de los animales y desarrollamos cultura a través del aprendizaje?Entre el 1700 y el 1800, eclesiásticos (Husher) o científicos (Lineo Cuvier y Lamarck) expusieron diferentes teorías sobre el origen del ser humano, como el creacionismo o el transformismo catastrófico. Sin embargo, no fue hasta que un joven estudiante llamado Charles Darwin, fascinado por los estudios del filósofo y científico William Whewell, abandonó la carrera eclesiástica para embarcarse en el viaje que cambió su vida y que le permitió convertir sus teorías en cánones científicos. Gracias a cinco años de viaje por lugares desconocidos y a una vida dedicada a estudiar los datos recopilados durante este periplo, Darwin formuló la tesis que cambió la teoría sobre los orígenes de la humanidad. Darwin desmintió la idea de que el origen del ser humano se encontraba en Europa y lo trasladó a África, desmantelando todas las teorías aceptadas como preceptos por la Iglesia. Con un tono extremamente blasfemo para la época, afirmó que el ser humano procedía de un animal: el mono. Además, sostuvo que el ser humano ha sufrido una evolución gradual y una adaptación climática-ambiental a lo largo de la historia de la humanidad. Actualmente es por todos sabido que el hombre y el chimpancé comparten un antepasado común.

El soñar ha permitido a diferentes personalidades lograr que a través del viaje se proyectara una forma de aventura y conocimiento al servicio de la investigación científica. Este legado se lo debemos a Darwin, Jacques Cousteau, Dian Fossey, Jane Goodal, Chapman o Sabater Pi, entre otros. El poder de la prensa y de los medios de comunicación han permitido, tanto ahora como en el pasado, la divulgación científica de teorías e hipótesis expuestas por investigadores. Gracias a estas publicaciones los científicos pudieron perseguir y financiar sus sueños y aventuras al servicio del saber.

PersonalidadesSabater Pi,Lamarck,Louis & Mary Leackey,Diane Fossey,Jane Goodall

El conocer para conocer es un binomio que ha permitido más veces que la humanidad se forjara de ideas erróneas y superficialmente primitivas para avanzar en la búsqueda de una perspectiva más apta y verdadera. Ésta es la verdadera clave de la evolución.

[Autora: Sara Beltrame]

Las arrugas de Venecia

Campanario de San Marco (Fuente: Sara Beltrame)

¿Es verdad que en Venecia no hay coches?» «No me puedo imaginar vivir en una ciudad donde tienes que ir andando a todos los sitios.» «¿Es verdad que Venecia huele?» «¿Es verdad que en Venecia hay basura en todos lados?» «¡Qué ciudad más cara Venecia!» «Qué ciudad más incómoda y húmeda, con todos estos puentes… horrible.»

Estas preguntas me arañan profundamente el alma, me decepciona y me deja una sensación de vacío, porque la mayoría de la gente se para en el espectro de la primera impresión y no mira más allá. Tales convencionalismos prejuzgan el gozar de tanta maravilla reunida en una sola ciudad.

Yo considero Venecia una joya preciosa, que ha ido conservando detrás de su arrugas, debidas al paso de los siglos, su unicidad, su carácter, su áurea de misterio, sus secretos y historias.

Turistas, visitantes, incluso muchos autóctonos la miran, pasean por sus calles, pero no la observan con ojos atentos. No le dedican el tiempo necesario para comprenderla en toda su esencia. La gente se para a comprar productos de artesanía local y otros corren hacia sus lugares de trabajo, no se fija en todo lo que esta ciudad realmente ofrece. Sin calma ni paciencia, se perderán los pequeños detalles que hacen esta ciudad peculiar. No llegarán nunca a oler el perfume del pan horneado a las cinco de la mañana, que impregna cada centímetro de la calle Cordellina; no podrán contemplar con curiosidad a la gente tan emocionada por el raro fenómeno del acqua alta, que se sumerge en aquel líquido que resulta ser agua de cloaca. No llegarán a interpretar los gritos de los gondoleros gritando «oe» para indicar sus presencia en una vía de agua. Ignorarán el gusto de pasear por la noche descubriendo melodías que provienen de una iglesia abandonada donde un grupo de concertistas ensaya; se perderán el encanto del campo San Giacomo dell’Orio en las bochornosas noches de verano, cuando se transforma en una pequeña sala de tango argentino con sus sensuales bailarines. Sin huir de los recorridos consuetudinarios, no experimentarán la fascinación de perderse entre un laberinto de callejones. No alcanzarán a escuchar el silencio de una ciudad desierta por la noche o el gusto de sentarse en la proa de un vaporetto que se desliza a través de las aguas del Canal Grande, admirando con la cabeza reclinada, los palacios iluminados en toda sus magnificencia.

Venecia tiene mil máscaras, todo depende del rincón desde el que se la escrute.Venecia huele a talento, a polvorientas bibliotecas, rezuma de armascarastistas, de habitantes extravagantes que parecen permanecer bloqueados en una época pasada. Esta es una ciudad de los miles matices y máscaras. Se pone una para cada estación del año, para cada hora del día y de la noche, mutando silenciosa su aspecto. Resulta así aparecer como loca y borracha durante los días de carnaval, romántica, sensual y austera, envuelta en su capa de niebla. Cualquier cara no deja de sorprendernos.

Cuando me preguntan de dónde soy contesto orgullosa: «Soy italiana». Cuando me dicen de qué ciudad provengo digo: «De Venecia». Puede que esta urbe no haya sido mi cuna de nacimiento, sin embargo me ha acogido durante un importante período de mi vida. Me ha hecho crecer, madurar y me ha enseñado que en todas las cosas hay superficies demasiado llanas y fáciles de juzgar; pero que detrás de lo que a primera vista resulta sencillo, hay una cara más densa y relevante, en la que hay que adentrarse para comprender que detrás de lo que creíamos conocer hay algo más, hay substancia.

[Autora: Sara Beltrame]

Las nebulosas montañas de Yangshuo

YangshuoHace algunos años me di cuenta que, en mi parcela mental viajera, había empezado a categorizar los lugares a los que viajaba. Era como si hubiese introducido pequeñas cajitas en mi cerebro, cada una con su cartelito, y dentro de ellas los lugares correspondientes según la experiencia vivida. Por un lado, tenía las zonas del mundo que me habían gustado tanto que podría volver a visitar algún día. Por otro, estaban los que me habían robado un pedacito de corazón y habían dejado tal huella dentro de mí que podría vivir allí por un tiempo. Y por último, establecí una categoría de lugares que, lejos de arrepentirme de haber visitado, no veía el motivo para volver a pisar –checked.

Pasado algún tiempo y con las cajitas cada vez más llenas, me daba la impresión que habían lugares que saltaban de una cesta a la otra, desde las ganas de regresar a esos parajes hasta rozar la tentación de quedarme allí por algún tiempo. Y ese es el caso de Yangshuo, una población rural al sur de China.

La primera vez que visité Yangshuo fue casi por casualidad. Andaba por Hong Kong, ciudad que alberga el mayor número de rascacielos del mundo, y unos amigos nos recomendaron hacer una incursión a la China más rural. Así que decidimos coger un metro que nos llevó hasta Shenzen, ciudad fronteriza donde mostrar el visado chino, sellar pasaportes y percatarte que China no es Hong Kong. A penas estuvimos unas horas en Shenzen, lo necesario para descubrir que entender y hacernos entender iba a ser tarea ardua. También dio para comer los primeros dumplings, observar una ciudad industrial, dura, coloreada por neones y descubrir la inexistencia de las tazas de váter. Los baños a base de agujeritos en el suelo – algunos comunitarios, todos escasos de limpieza-, iban a ser nuestra nueva realidad.

Tras diez horas de autocar nocturno llegamos a Guilin, ciudad situada al norte de la provincia de Guanxi. El alba nos pilló paseando por el parque botánico, donde sus lugareños daban la bienvenida al día con sesiones de yoga, tai-chi, juegos de bádminton, estiramientos varios… y todo ello al aire libre. Las agujas marcaban las 7 de la mañana cuando la ciudad empezaba a vestirse de puestecitos callejeros donde proveerse de carnes, frutas, verduras… mientras, los desayunos humeaban a base de fideos sorbidos con sonido (es culturalmente adecuado hacer ruido al sorber, es símbolo de buena educación).

Desde Guilin tomamos una pequeña barca de bambú con la que descendimos por el río Li. Navegamos por las aguas tranquilas del arroyo, rodeados de impresionantes montañas cubiertas de vegetación. Resultó ser uno de los paisajes más extraordinarios y preciosos que había visto jamás. A día de hoy sigue siéndolo. Entre aquellos macizos de formación karst, me sentí como en un cuento de fantasía. Aquel bote de bambú nos llevó de Guilin a Yangshuo, e incluso algo más, pareció que las aguas del río Li y sus nebulosos cerros nos transportaron a otro mundo, tanto por lo que fuimos descubriendo exteriormente, como el camino que iniciamos hacia nosotros mismos.

Yangshuo está ubicado al sur de la provincia de Guanxi y a orillas del rio Li y Yulong. Turismo local y mochileros venidos de todos los rincones del mundo, decoraban sus calles con tenderetes, restaurantes de comida deliciosa y algún bar donde tomar una copa. Salimos de ese epicentro comercial, y hallamos una ciudad que latía en forma de campos de arroz, barquitas de madera practicando la pesca del cormorán, escuelas de tai-chi y calles donde la ley de la selva estaba servida. Recorrer sus caminos y campos en bici fue una experiencia interesante: en la misma carretera coches, motos, tractores, vacas, carros tirados por personas, caballos y niños que correteaban desnudos, intentaban abrirse paso y sobrevivir a la ley del más fuerte y el más hábil. La vida se hallaba en cada metro que dejábamos atrás en cada pedaleo.

Las montañas y las aguas del río nos acompañaron en todo momento, haciéndose visibles y perennes en todos y cada uno de los días que pasamos en esas tierras.

Una sugerencia: El viaje es tuyo, y único. El resto, tómalo como una recomendación de un viaje único para otra persona. 

[Autora: Alba Teixidor]

 

Ens han entrevistat!!!

Ens han entrevistat a Ocio & Viajes de El Periódico. «El Luxe de viatjar amb un especialista», aquest ha estat el títol escollit per l’article, un títol que ens defineix a la perfecció.

Malaika viatges apostem per un tipus de viatge més constructiu, grups reduïts acompanyats d’un especialista en el contingut i en el destí visitat. Ens mostren un altre punt de vista, una altra perspectiva del lloc visitat.

Us deixem amb l’entrevista. Esperem que la gaudiu i ens pugeu conèixer una mica més.

article Ocio y viaje El Periodico

Un viaje a Suiza

Suissa cientounvidas

Cuando estás aterrizando en otro país y comienzas a acercarte, si la niebla no te lo impide, puedes ver multitud de diminutas vidas en movimiento. Vehículos, luces, personas… Son vidas que están esperando, sin saberlo, a que te encuentres con ellas.
Pones el pie en tierra y debes aclimatarte rápido. Del frío al calor y del calor al frío en escasos minutos. Las rápidas cervezas de espera hasta que tu avión saliera contrastan con el cálido banquete entre las risas y la emoción de cuando llegas. Las conversaciones suenan diferente,los saludos con otro acento. El cambio de temperatura te sacude sin piedad mientras el contraste que recibe tu cuerpo y tu mente luce como una bajada de tensión en toda regla. Como un desmayo momentáneo que se corta con un vaso de agua arrojado directamente a la cara. Ese agua que te despeja son las personas con las que compartes el viaje, ellos finalmente te aclimatan.
Y cruzas fronteras, te dejas llevar. Visitas ciudades y pequeños pueblos. Subes montañas que alcanzan el sol y bajas al valle donde la niebla es densa. Y cuando vas andando por las calles te sorprendes al ver a gente nadando en un gélido lago. Te cruzas, paseando, con soldados de otro siglo con trabucos al hombro que te hacen dar un salto y soltar un improperio, esto sí que con tu acento, al disparar delante de ti. Ves figuras de ajedrez gigantes, un chorro de agua que, a mucha presión, alcanza ¿cuánto? ¿140 metros? Y bebes vino caliente y no entiendes cuando te explican en el CERN lo de los átomos.

Sales de la rutina y cambias la de otros. Vives cosas que nunca hubieras dicho y sumas recuerdos a tu vida. Así fue aquel viaje entre la niebla de aquel frío de Suiza con el calor de las personas a tu lado.

Y, al partir, un beso y a volar.

[Autor: Asier Suescun ]

 

Un capricho para nuestras vacaciones

southern crossEn esta ocasión Southern Cross nos propone dos de los magníficos resorts del prestigioso grupo The Residence by Cenizaro.
¿Nos damos un capricho merecido estas vacaciones?

The Residence Mauritius by Cenizaro
El ambiente colonial del cosouthernnjunto hace pensar que lleva ahí más de un siglo, cuando en realidad abrió en 1998. Los grandes ventiladores que cuelgan de los techos yun leve aroma a ylang ylang transportan al viajero a otra época. Sus 163 habitaciones y suites se despliegan a ambos lados de sus áreas comunes, unas estructuras abiertas a un mar de aguas turquesas y a una inacabable playa de fina arena blanca. Dispone de tres restaurantes: The Dining Room, The Verandah y The Plantation, así cosouthernmo de un bar. Las ocho salas de tratamiento y el pavilion de The Sanctuary Spa ofrecen la línea de productos de Carita, descubridora del concepto de Haute Beauté. Además, una gran piscina, canchas de tenis, centro de deportes acuáticos y The Planters Kids Club.

The Residence Zanzibar by Cenizaro
Nada menos que 32 hectáresouthernas de exuberantes jardines tropicales y una formidable playa de kilómetro y medio son el hogar de The Residence Zanzibar. Sus 66 villas de una y dos habitaciones con piscina privada disponen de unas dimensiones considerables, que van de los 155 a los 468 m2, ycombinan armoniosamente elementos de las culturas que forjaron el pasado histórico de esta isla: la swahili, la omaní, la india y la colonial británica. Todos los resorts de The Residence by Cenizaro ponen a disposición de sus huéspedes un servicio de mayordomo privado. En el caso de Zanzíbar, este servicio permite al viajero sentirse como en casa, al tiempo que puede conocer más de cerca la cultura local. Su restaurante The Dining Room ofrece una cocina internacional con toques tradicionales de la costa africana, mientras The Pavilion se especializa en gastronomía mediterránea y de Oriente Medio. Las cenas privadas son uno de los puntos fuertes del resort, tanto en la intimidad de la propia villa, como en rincones recónditos de su playa, sus jardines o sobre el embarcadero. The Spa dispone de seis pabellones de tratamiento, con productos de la casa Carita. Desde el resort se organizan excursiones a islas cercanas, así como pesca de altura o cruceros para bucear con delfines. Tierra adentro se puede partir en busca de tortugas gigantes o del mono indígena de la isla, el coloborojo.

southernsouthern

[Autor: Southern Cross]

Así me enamoré del desierto del Sáhara

Amanecer_Gran_Duna

Existen lugares inspiradores, cálidos; sitios en los que sientes un deseo irrefrenable de quedarte para siempre y otros a los que no volverías; ciudades que te atrapan y otras que te rechazan, pero hay una clase de lugares únicos: aquellos que te cambian para siempre.
Te van seduciendo poco a poco, sin que apenas te des cuenta. Y siempre ocurre por casualidad. Uno sigue caminando, absorbiendo los aromas, los sabores, intenta pasar desapercibido, sin ser consciente de que es un esfuerzo en vano. Sin permiso, de puntillas, van conquistando el alma. Uno lo niega e intenta aferrarse a una realidad, que en esos momentos ya se encuentra distorsionada. De repente una palabra, un gesto o una mirada ilumina un pensamiento hasta entonces gris y etéreo.
Por mucho que intenté resistirme, así fue cómo me enamoré del desierto del Sáhara. Todo sucedió un día de agosto, poco a poco, de la misma forma en la que suceden las cosas importantes de la vida.
Había sido un día duro, en el que él y yo tanteamos nuestras intenciones. Él dio el primer paso: me regaló un maravilloso atardecer, recorriendo las dunas encima de un camello, con el único amparo de una gran luna llena y unos compañeros de viaje únicos.
Yo intenté resistirme, pero me invadió una tristeza que hasta entonces desconocía. Así que, ingenua de mí, me dejé llevar, pensando que no sería capaz de ir más allá, sin ser consciente de que su atrevimiento no conoce límites. El desierto aprovechó mi debilidad para desplegar sus mejores armas y seducirme con un silencio ensordecedor, el tacto de su fina arena y un horizonte infinito. En ese momento los miedos me abandonaron y me embargó la magia de una increíble luna llena.
Convencida de la importancia de este momento, no dudé ni un segundo cuando me propusieron subir de madrugada y dormir en la Gran Duna. Ahora o nunca. Jamás olvidaré la sensación de descalzarme y pisar una arena fría y cálida al mismo tiempo. Ni tampoco el momento en el que cerré los ojos y me dormí bajo el abrigo de una increíble noche estrellada. Ni mucho menos cuando me desperté, todavía de noche, con la luna escondiéndose a mis espaldas y el sol apareciendo tímidamente ante mis ojos.

 Me rendí. Ya no pude hacer nada más que sentarme y disfrutar de un amanecer inolvidable.

[Autora: Almudena Castro]

El Valor dels mitjans de transport

Els mitjans de transport!
No som conscients d’ells i no els hi donem importància, però tenen un gran protagonisme en els nostres viatges.
Els avions, els trens, eIMG_0196ls autocars, els vaixells, els tuk tuk, les motos, els cotxes de lloguer, els taxis compartits, o no, les bicis, els cotxes de cavall i un gran etcètera. Cada país ens ofereix diferents tipus, uns ens poden agradar més i altres menys, uns més còmodes i d’altres, on decideixes riure i afegir-ho al llistat d’anècdotes del viatge, per trobar una part positiva.
Els transports en si són part de les aventures del viatge. Qui no ha patit mai situacions surrealistes?
Per la meva experiència, us podria explicar des de baralles amb possibles aterratges d’emergència, fins a històries d’amor que no tenen res a envejar a lDSC_3212es de les pel·lícules, passant per xerrades de productes miraculosos que ni a la televenda els veuríem, fins a tot tipus de venda de productes gurmet per “menjar” com per exemple brotxetes d’escarbats.
Tantes hores als transports públics han de ser productives. El més important és no donar-ho per temps mort o sense servei, és temps, i molt valuós. Cada persona l’ha d’utilitzar segons els seus gustos i necessitats en aquell moment. Podem aprofitar tot aquest temps per escriure les experiències, aventures i anècdotes que estem tenint durant el viatge; per descansar, per mantenir una bona conversa amb el company de viatge, per muntar històries imaginàries sobre els diferents passatgers, per llegir aquell llibre que fa temps que es resisteix i no hi ha manera, però si no ens hem decidit fins llavors, potser hauria estat millor comprar-ne un de nou pel viatge; per gaudir del paisatge, per divertir-se i aprendre de les històries que ens explica el guia; o senzillament per il·lusionar-nos amb la destinació d’aquell transport.
Sobretot, hem de ser conscients i vIMG_0240alorar aquests trajectes, els hem de considerar viatges en si, d’aquesta manera els gaudirem i els aprofitarem.
Estàs d’acord?

Siguiente parada: LAOS

¿Laos, una extensión de Camboya?

El paso de un país a otro fue progresivo e imperceptible. Porque cruzamos la frontera con sus trámites pertinentes y sus esperas, porque sino parecía que seguíamos estando en el mismo país. Fisonomía parecida para nosotros, los occidentales, amabilidad extrema, fueron unos cuatro o cinco  días hasta acostumbrarnos, al menos, al cambio de moneda, después de unas cuantas risas y burlas inocentes.
Empezamos el viaje por las cuatro-mil islas “Si Phan Don” , un lugar diferente para relajarse. Laos no nos ofrece un destino de playa, por eso, en las 4000 islas encontramos un remanso de paz lo más parecido a una playa de Camboya.Cedida per Clara Muñoz / 4000 illes - Laos
Un día cualquiera en  Don Khon  y Don Det, empiezan por un paseo en bici,  un baño en el río Mekong, un pescado fresco a la plancha en un chiringuito de pescadores, una tarde de lectura en una hamaca o una visita en barco a las Cataratas Khone Phapheng (las más grandes del sur este asiático). Este día a día relajado hizo que nuestra idea inicial de pasar tres días en la zona se prolongara a una semana.

Nuestro itinerario continuabLaosa hacía el norte, parando en Konglor , un lugar que normalmente pasa desapercibido y seguramente eso es lo que le hace más especial. Seguimos hacía el norte, Vientiane y Vang Vieng, hasta llegar a Luang Prabang, personalmente la ciudad con más encanto del país. Entre su mercado, sus callejuelas de cuento de hadas, el paseo por el río, las cataratas Kuang Si, la ONG Big Brother Mouse, se nos pasaron los días sin darnos cuenta. Pero nos habían hablado de unos pequeños pueblos río arriba que nos despertaron curiosidad. Así que nos dirigimos a Muang Ngoi y Niong Khiaw. Unos pueblos tranquilos integrados perfectamente en el paisaje. Un buen lugar para dejarse llevar y disfrutar de la naturaleza.

Finalmente vimos las grandes diferencias con Camboya, Laos nos ofrece naturaleza, paisajes cambiantes, desde las zonas tranquilas y llanas del sur hasta las montañas escarpadas del norte, cuevas, pueblos remotos y auténticos, difíciles de acceder.

Templo
La siguiente parada fue Tailandia. Un país diferente, más conocido, más acostumbrado al turismo, aunque el norte todavía refleja esa esencia parecida a Loas y Camboya. Pero ese será otro viaje.

[Autor: Sela Jiménez]

Pasión por el Índico

Platja Índic

Si queréis desconectar del estrés y ajetreo de la vida cotidiana; si buscáis un destino original para vuestro viaje de novios; si queréis  relajaros en un paraíso para sentir que por unos instantes se para el mundo; las islas del índico son ideales para vosotros.
Acompañando los parajes de las islas del índico, tenemos a  Constance Hotels & Resorts ofreciendo lujo y relax.
Con su plan Pasión por el Índico, os ofrecen un abanico de resorts adaptados a tus necesidades.

Constance Le Prince Maurice
Situado en la costa este de Mauricio, a 35 km de la capital, en 60 hectáreas de una península rodeada de playas de arena blanca y una bella laguna.

Constance Ephélia Seychelles
Ubicado sobre dos de las playas más bellas de la isla de Mahé, y junto al Parque Marino de Port Launay, Constance Ephélia Seychelles disfruta de una envidiable posición en nada menos que 120 hectáreas de exuberante vegetación.

Constance Lémuria Seychelles
Cuenta una leyenda criolla que después de que los continentes se separaran, un trozo de paraíso original subsistió, y allí, en la isla de Praslin, es donde está emplazado Constance Lémuria Seychelles. Sobre una de sus tres magníficas playas acuden las tortugas a desovar. El edificio principal domina las playas y la laguna.
El empleo de materiales nobles y naturales como el mármol, madera, piedra o granito junto con una arquitectura que privilegia la apertura sobre la naturaleza y el espacio, hacen de este resort un lugar ideal para disfrutar de Praslin.Disponen de un centro de submarinismo y del único campo de golf de Seychelles de 18 hoyos.

Constance Hotels & Resorts

Constance Moofushi Maldives
Ubicado en el atolón Ari Sur, a escasos 25 minutos en hidroavión del aeropuerto internacional de Male, Constance Moofushi Maldives es perfecto para clientes que deseen disfrutar de una idílica estancia en régimen de un lujoso Todo Incluido.
Ofrece 110 villas sobre la playa o sobre el lagoon, centro de submarinismo PADI y su Spa de Constance sobre el agua.

Constance Halaveli Maldivas
Cuenta Flotando en medio del atolón maldiviano de Ari Norte, a 25 minutos en hidroavión del aeropuerto internacional de Male, y con la clásica forma curva de un Dhoni (embarcación tradicional de Maldivas) se encuentra Constance Halaveli Maldives. Aquí el tiempo parece haberse detenido y los sueños se convierten en realidad. Aguas cristalinas y blancas arenas se combinan en fuerte contraste con el verde exuberante de su vegetación

Constance Hotels & Resort

Constance Tsarabanjina Madagascar
Un viaje a Tsarabanjina es un viaje tras las huellas de Robinson Crusoe, con todo el confort y comodidades de un excelente resort de lujo. En uno de los islotes del archipiélago de Mitsio, a 65 km de Nosy Be, en el noroeste del país, se encuentra este verdadero paraíso. Un primoroso edén donde descubrir su biodiversidad única o bien sumergirse en sus todavía inexploradas aguas cristalinas.

[Autor: Southern Cross & Constance Hotels & Resorts]

Déjate seducir por OMÁN

Oman-Wadi-Shab

El Sultanato de Omán, situado al sur de la península Arábiga, entre los Emiratos Árabes, Arabia Saudita y Yemen, es un país que en las últimas cuatro décadas, y gracias a los ingresos provenientes de la explotación del petróleo y el gas, ha experimentado un espectacular desarrollo económico y social, sin perder la esencia de su cultura y tradiciones.
Omán se caracteriza por gozar de una gran variedad geográfica y de paisajes, y por ofrecer muchos y variados lugares atractivos para el viajero:
Su capital Mascate, es una ciudad luminosa en la que se mezclan tradición y modernidad.
Sus playas nada masificadas como, Qurum,  Mughsail,  Bandar…, pero para darse un baño más original  nos trasladamos  hasta  algunos de sus wadi, donde nos encontramos fértiles oasis  cubiertos de palmeras y piscinas naturales de agua dulce y tonalidades cristalinas.
La población Sur, con el legado histórico de su casco antiguo, y las zonas de observación de tortugas verdes, en el que es la mayor reserva de esta especie en la península arábiga. Omán
Nizwa, antigua capital omaní, antiguo punto de encuentro e intercambio comercial entre las caravanas del norte y el sur, se distingue también por su imponente fuerte del siglo XVII, el mercado de animales de los viernes por la mañana y su animado zoco.  El fuerte de Bahla, incluido por la UNESCO como uno de los patrimonios más antiguos de la región, el fuerte de  Jabrin, donde se aprecian finas piezas de arte islámico. OmánLas dunas de Wahiba, que alcanzan hasta 150 metros de altura, y cuyos colores varían desde el naranjo al ámbar oscuro. Wahiba_Sands
La región de Dhofar, con su capital Salalah, ofrece paisajes desérticos en invierno y verdes en verano,  gracias a las lluvias del monzón indio.
De importancia histórica por ser el principal punto de producción y comercio del incienso del mundo, Dhofar destaca por su costa salvaje salpicada de playas paradisiacas, sus yacimientos arqueológicos, como los de Sumharam, y sus reservas naturales. Es, además, la puerta de entrada al Rub Al Khali, el desierto de arena más grande del mundo.
No podemos olvidarnos que el Sultanato de Omán es también el origen del perfume Amouage, “El Perfume más valioso del Mundo”, cuyas exquisitas fragancias nos transportan a través de la imaginación a este maravilloso país.

Déjate seducir y conoce todos sus contrastesOmán

Fotos robadas

Fotos a monumentos, fotos a especias, fotos a culturas, fotos a emociones, unas con permiso, otras robadas inocentemente, esta es nuestra manera de recordar nuestros viajes cuando la memoria no es lo suficiente amplia para almacenar todo lo que podemos absorber en un viaje a un mundo totalmente contrapuesto a nuestra cultura, a nuestra realidad.
Pero ¿y si nos ponemos al otro lado de la moneda y si al girar la moneda cae en el lado opuesto? ¿Y si en su realidad somos nosotros los extraños, somos nosotros los protagonistas de sus miradas de expectación, de asombro, de curiosidad? ¿Sabríamos adaptarnos a una continua persecución por alcanzar una foto de nuestra sonrisa, de nuestra mirada? ¿Sabríamos descansar tranquilamente observando una de las maravillas del mundo, mientras hay un grupo de personas que a quien desean observan es a ti?

IndiaUn sencillo descanso en una repisa, en un banco,… sirve para atraer la atención, las miradas y las cámaras de aquél que nunca ha visto un occidental, y en ese momento uno se da cuenta que quizás esas fotos robadas inocentemente no son tan inocentes.

[Autor: Sela Jiménez]

Viatjant

La meva passió? Viatjar.
El meu projecte? Tres mesos pel sud-est asiàtic.
La meva porta d’entrada al sud- est asiàtic va ser Cambodja, va ser l’inici d’un gran viatge que em va portar a recórrer Cambodja, Laos i Tailàndia durant tres mesos. Però no va acabar aquí. Després vaig afegir Indonèsia, Malàisia i Myanmar. Però comencem pel principi.
La primera parada va ser Siem Reap, un bon començament tenint en compte que és la ciutat més propera per visitar els Temples d’Angkor, declarats Patrimoni de la Humanitat per  la UNESCO. La immensitat dels temples no deixen indiferent a ningú.

Cambodja

Però aquesta no va ser la sorpresa més gran que tenia reservat el país per mi. El que realment enamora i emociona és la seva gent, sorprèn que un país que ha patit un cop tan dur com va ser un genocidi fa només trenta -cinc  anys, on avui en dia  encara et creues pel carrer víctimes d’aquella època tan fosca conduïda pels « Khmers Rouges », encara tenen un gran somriure per compartir amb tu. Una generositat i predisposició d’ajuda que et facilita la teva estada al país.
Cambodja és bàsicament conegut pels temples, normalment es combina com  a extensió de viatges als països veïns com Vietnam o Tailàndia, però té molt a oferir per si sol, però  li heu de donar una oportunitat,  li heu de dedicar més dels quatre dies  que la majoria de gent hi inverteix, d’aquesta manera podreu descobrir un país on descansar a les seves illes  verges i solitàries del sud,  gaudir de la seva gastronomia, endinsar-vos a la selva, fer kayak amb l’esperança de veure els estranys dofins d’Irrawaddy d’aigua dolça o, senzillament, gaudir  dels seus pobles, els seus mercats i la seva gent.

Un país on,Cambodja personalment, vaig estar un mes i em varen faltar dies per gaudir-lo, però hi havia un país veí que també mereixia tota la meva curiositat i ganes de visitar-lo, i per això, després de trenta dies vaig decidir creuar la frontera i donar-li també una oportunitat a Laos, el qual, com ja esperava, tampoc em va decebre.
Segueixo descobrint aquesta zona,
d´ençà que vaig començar ara fa més d’un any, el sud est asiàtic enganxa, enamora, encara em queden països per recórrer i països on tornar, així que, de moment, m’hi quedo.

I us ho aconsello!!!

[Autor: Sela Jiménez]