Siguiente parada: LAOS

¿Laos, una extensión de Camboya?

El paso de un país a otro fue progresivo e imperceptible. Porque cruzamos la frontera con sus trámites pertinentes y sus esperas, porque sino parecía que seguíamos estando en el mismo país. Fisonomía parecida para nosotros, los occidentales, amabilidad extrema, fueron unos cuatro o cinco  días hasta acostumbrarnos, al menos, al cambio de moneda, después de unas cuantas risas y burlas inocentes.
Empezamos el viaje por las cuatro-mil islas “Si Phan Don” , un lugar diferente para relajarse. Laos no nos ofrece un destino de playa, por eso, en las 4000 islas encontramos un remanso de paz lo más parecido a una playa de Camboya.Cedida per Clara Muñoz / 4000 illes - Laos
Un día cualquiera en  Don Khon  y Don Det, empiezan por un paseo en bici,  un baño en el río Mekong, un pescado fresco a la plancha en un chiringuito de pescadores, una tarde de lectura en una hamaca o una visita en barco a las Cataratas Khone Phapheng (las más grandes del sur este asiático). Este día a día relajado hizo que nuestra idea inicial de pasar tres días en la zona se prolongara a una semana.

Nuestro itinerario continuabLaosa hacía el norte, parando en Konglor , un lugar que normalmente pasa desapercibido y seguramente eso es lo que le hace más especial. Seguimos hacía el norte, Vientiane y Vang Vieng, hasta llegar a Luang Prabang, personalmente la ciudad con más encanto del país. Entre su mercado, sus callejuelas de cuento de hadas, el paseo por el río, las cataratas Kuang Si, la ONG Big Brother Mouse, se nos pasaron los días sin darnos cuenta. Pero nos habían hablado de unos pequeños pueblos río arriba que nos despertaron curiosidad. Así que nos dirigimos a Muang Ngoi y Niong Khiaw. Unos pueblos tranquilos integrados perfectamente en el paisaje. Un buen lugar para dejarse llevar y disfrutar de la naturaleza.

Finalmente vimos las grandes diferencias con Camboya, Laos nos ofrece naturaleza, paisajes cambiantes, desde las zonas tranquilas y llanas del sur hasta las montañas escarpadas del norte, cuevas, pueblos remotos y auténticos, difíciles de acceder.

Templo
La siguiente parada fue Tailandia. Un país diferente, más conocido, más acostumbrado al turismo, aunque el norte todavía refleja esa esencia parecida a Loas y Camboya. Pero ese será otro viaje.

[Autor: Sela Jiménez]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s