CERDEÑA, el amor de verano

Este verano visitando el norte de Cerdeña me he vuelto a enamorar de Italia.

CERDEÑA está formada por pequeñas ciudades y pueblos que forman una gran isla, conocida como el Caribe mediterráneo, poco conocemos de su arte, cultura, gastronomía, su gran patrimonio arqueológico …

Un lugar poco masificado de turismo, donde hay innumerables paisajes, pueblos, playas por descubrir y todo pasa sin prisa, a cámara lenta.

Cerdeña no tiene un color especial   como dice la canción, Cerdeña tiene muchos, los verdes y marrones de la naturaleza, todos los tonos de ocre hasta los rojizos que colorean sus casas, pero sobre todo tiene AZULES, toda la gama de azules que puedas imaginar está en sus aguas, da lo mismo que sea una playa, una pequeña cala o estés en altamar, si miras al infinito veras varias tonalidades del color.

Además, tiene un hilo musical propio que te acompañara durante todo el viaje, LOS GRILLOS, en el mar o la montaña,  en ciudades o pueblos, ellos siempre están ahí.

Sus gentes son otra de sus maravillas, son amables, discretos y muy hospitalarios, aman a su tierra y están dispuestos a compartirla con los visitantes siempre que la cuiden y respeten.

La isla, además de sus playas tiene mucho que ofrecer, como el casco histórico de Alghero, amurallado y frente al mar donde puedes callejear, y visitar pequeñas tiendas.

Stintino es otro de los pueblos de pescadores que no puedes perderte, en sus calles homenajean a sus ancianos pescadores de atún colgando en sus muros grandes fotografías de ellos “laborando”.

Castelsardo, con su castillo en la cima de la montaña, encontrarCastelsardo (4)as a señoras en la puerta de su casa vendiendo cestos que han confeccionado ellas mismas.

Si quieres conocer la zona más “chic” acércate a la zona de   Costa Esmeralda, Porto Cervo, La Madalena, además de magníficos paisajes encontraras todo tipo de barcos, yates y tiendas exclusivas.

No te olvides de Olbia, situada en medio de Costa Esmeralda es una pequeña ciudad, en el corso Umberto I una de las calles más típicas, encontraras interesantes edificios del siglo XIX, cafeterías, tiendas y sobretodo la preciosa iglesia de San Paolo.

También hay que visitar San Pantaleó, un pequeño pueblecito de interior rodeado de montañas, donde todo ocurre alrededor de la plaza de la iglesia con pequeños bares y tiendas que a la vez son galerías de arte y artesanía.

Si todo esto lo acompañamos de buenos vinos de la zona y una maravillosa gastronomía, cocina mediterránea, quesos estupendos, pescado fresco, sobretodo atún y pez espada exquisito “a la costra”, además de maravillosos postres y helados. El resultado final es inmejorable.

Dejamos la isla con la esperanza y el deseo de volver

ARRIVEDERCCI SARDEGNA, SPERIAMO DI TORNARE PRESTO

Javier Sánchez
Agosto 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s