Todos los caminos llevan a …NAMIBIA

Ya sabemos que África es un continente sorprendente, donde los viajes acaban mucho mejor de lo esperado y tu cuerpo y tu mente vuelven impregnados de sensaciones, de paz y de una nueva mirada que te cambia para siempre.
Esta vez y sin saber porque, en mi día a día todo me llevaba a Namibia, tomando café con mi hermana (café de Namibia), apertura de una tienda en mi barrio, nombre Namibia, hasta la nueva perrita de mi vecina se llama así.
No me lo pensé, cuando el destino está decidido, hay que seguir las señales¡¡¡¡
Namibia es una de las joyitas de África, un país joven y prometedor escondido entre el desierto de Kalahari y el Atlántico Sur.
Los colores son alucinantes, el sueño de cualquier fotógrafo, el rojizo de las dunas del desierto, en contraste con el hermoso y cambiante azul del cielo, las inmensas extensiones y silenciosos paisajes que abruman y emocionan a la vez.
Uno de los desiertos más misteriosos y bellos del mundo, habitado por especies en libertad (¿?) como elefantes, rinocerontes, jirafas y leones, y también aves típicas de zonas mucho más húmedas que aparecen en épocas de lluvia cuando se inundan los pantanos, plantas que nos recuerdan a la época de los dinosaurios.

namibia pxb
Cuando hablas de la población y sus etnias, de repente vuelves a los libros de tu infancia con esos nombres que te parecían imposibles “Bosquimanos, himbas, hotentotes, caprivinos…” son grupos muy interesantes, algunos aún viven en estado semisalvaje como los bosquimanos, la mayoría mantienen sus tradiciones antiguas.
Un país lleno de contrastes, desiertos, ciudades, tribus, parques nacionales, todo fascinante y sorprendente. Me llevo en la maleta tus colores, olores, paisajes y tus gentes.

NAMIBIA VOLVEREMOS A VERNOS ¡¡¡¡¡¡

T.Castillo